10.10.13

Los colores de la Real Senyera son pontificios



Baltasar Bueno 09.10.2013 | 20:09

Los colores rojo (flamma) y amarillo (or) del Senyal del Rei d´Aragó son los que conformaban el conopeum –insignia imperial- de los emperadores romanos, sobre todo Constantino, para protegerse contra las malas vibraciones de las divinidades contra ellos, que luego serían copiados por la Iglesia cuando quiso otorgar un toque de poderío imperial a sus Papas, objeto que denominarían umbella –insignia pontifical- similar a la de una sombrilla portátil o paraguas, que, además, es la que conceden los pontífices como símbolo de su categoría a los templos que declara basílicas. El rojo y el amarillo se convirtieron los colores de la heráldica del Papa. Fue Inocencio III (fue Papa de 1198 a 1216) quien concedió al rey Pedro de Aragón, a quien casó en Roma en 1204, poder utilizar dichos colores en su enseña real. La Corona de Aragón siempre prestó grandes servicios políticos y militares al Papado. De esta manera, el rey de Aragón quedaba nombrado como abanderado de la Iglesia.

Mientras que es muy dudoso que sea auténtico, de aquella época, el Penó de la Conquesta. En 1900, el canónigo e historiador Roque Chabás ya alertó de que el Penó de la Conquesta que se guarda en el Ayuntamiento, en la creencia de que fue el que izaran las tropas de Jaime I sobre la torre de Ali Bufat al rendir y conquistar la ciudad mora de Valencia era falso. Su afirmación exacta fue: "No es posible sea la bandera real la que tiene el Ayuntamiento, porque la tela, pintura y paleografía de la fecha la denuncian como obra del siglo XVI o XVII". Es una falsa reliquia civil.

Los soldados aragoneses utilizaban enseñas de tres, cuatro y hasta ocho barras. La de Jaime I tenía dos barras rojas sobre tres amarillas, la pontificia. En Daroca se conserva los restos deshilachados de una bandera, que tiene grabado el lábaro constantiniano, que la tradición y documentación aragonesa asegura es, sino la única, si una de las que izaron en las murallas de Valencia, los tercios de Daroca que primero entraron en la ciudad y que les fue regalada por el Rey, al perder éstos las suyas en la refriega. Lo que queda de aquella, con el paso de tiempo, 775 años ya, son un rasillo y cuatro hilos, mientras que el Penó de la Conquesta está bastante nuevo para la antigüedad que se le atribuye.

El Drach alat es común a las heráldicas de los Estados de la Corona de Aragón: Aragón, Valencia, Nápoles, Sicilia, Mallorca y Cataluña. Y en tiempos de Fernando el Católico llegó incluso a ser timbre heráldico de la Corona de España.

La primera heráldica de la Ciudad y Reino de Valencia la encontramos en el reinado de Jaime II, su dibujo es una ciudad amurallada o fortaleza con torreones sobre agua. Jacme Febrer la explicaría así: "La divisa antiga: en lo camp de argent/ una ciutat bella sobre aigua corrent". Y el blasón particular del Reino de Valencia ha sido el murciélago, Lo Rat Penat, desde que lo adoptara el rey Alfonso V el Magnánimo, a finales del siglo XV. Significaba el valor, la sagacidad y el triunfo del monarca sobre los infieles.

Burriana tuvo antes que Valencia bandera real, con azul. En 1348, el rey Pedro II agradecido a la Villa de Burriana, que le había sido fiel en la Guerra de la Unión, le concedió por bandera la suya con la añadidura de color azul y sobre él pudiesen tres coronas reales.

En 1377, gobernando este mismo Rey, los Jurados de la Ciudad cambiaron el escudo de Valencia y eligieron las cuatro barras del rey Pedro II, coronadas, perque la Ciutat es cap del regne i perque es un Privilegi del Rei que se lo otorgó por los dos sitios sufridos por la ciudad en las guerras con Castilla. En el Manual de Consells, n.17, signatura A se lee: " En les sues Reyals letres que ell signa de sa ma, ço es en lo seu titol on se diu Rey darago de Valentia i en la L que es mijana letra daquets nom Valentia pinta de sa ma una corona".

En la Biblioteca Nacional de París –departamento de Manuscritos, sig. Reg. Ge. B 8268- se encuentra el dibujo más antiguo que se tiene de la Real Senyera valenciana, un pergamino datado en 1410, donde aparece el color azul con la corona real junto al asta y la corona.
Se sabe que Senyeras como la que se guarda en el Archivo Histórico Municipal fueron mandadas confeccionar o retocar en 1503, 1545 y 1596. Esta última es la que se conserva expuesta en el Ayuntamiento de Valencia y que ya no sale a la calle desde que en 1928 se hizo la actual, la cual fue bendecida por el arzobispo, Prudencio Melo y Alcalde.

A partir de la Batalla de Almansa, la Real Senyera devino a menos, siendo recuperada de nuevo en 1891, con motivo de la inauguración del monumento a Jaime I, proyecto que venía impulsando desde 1875 el periodista Teodoro Llorente, siendo en 1902 cuando de nuevo se volvió a potenciar la fiesta del 9 de octubre. El monumento fue hecho por los hermanos Vallmitjana, catalanes, después de que fuera rechazado el boceto de Mariano Benlliure. Algunos expertos afirman que tanto el casco como la espada del monarca no concuerdan con los que se utilizaban en el siglo XIII, más bien son del XV.

La actual Senyera fue hecha en la fábrica de tejidos de seda de Eduardo Sanchis Romero, en la calle Quart extramuros, de Valencia. En 1994, se procedió a una nueva restauración. En el año 2008, volvió a ser restaurada.

Levante (imagen: Wikipedia)