16.3.15

Fompedraza estrena escudo y bandera


Ayer, hoy, y mañana. Fiel reflejo de lo que fue su pasado y de lo que es un presente con mucho futuro, Fompedraza ha plasmado en su nuevo escudo y bandera la identidad de esta localidad de la comarca de Peñafiel. Su alcalde, José Miguel Mieres, culmina así su paso por el Consistorio con un deseo que ha visto cumplido gracias al apoyo recibido por parte de toda de la corporación.

En el escudo, de forma española de tres cuarteles, aparece la cara del infante don Juan Manuel en el que ocupa la parte superior, y, en los inferiores, a la izquierda emerge un manantial de unas rocas y a la derecha resalta un racimo de uva tinta al que acompaña una hoja de vid. Fondo dorado para el primer cuartel, tonos azul y gris para el segundo y base blanca para el tercero. Se timbra el conjunto con corona real de España. Este emblema heráldico se integra en la nueva bandera sobre el color rojo carmesí que la tiñe por completo.

Esta descripción técnica se asienta sobre una simbología que recoge la esencia de Fompedraza. La cabeza coronada del infante don Juan Manuel –señor de los municipios de la comarca en la Edad Media–, con la que se ubica al municipio en la historia, apareció en la última restauración que se realizó en el templo parroquial de San Bartolomé, pintada en la única viga que subsiste del antiguo artesonado mudéjar de la primera fábrica románica del templo y que fue tapado por una posterior techumbre barroca. Surgió junto a escudos de la familia Manuel y de Castilla y León.

El agua que fluye de unas piedras simboliza el nombre de la población, Fompedraza (fuente de piedra), nombre que ya aparece, tal cual, en un documento de 1210 que da fe de la existencia del pueblo en el siglo XIII, aunque seguramente su surgimiento sea anterior.

Hasta aquí la historia ya escrita. Porque la que ya se escribe y la que a buen seguro consumirá muchos cartuchos de tinta de impresora en adelante, está claramente representada por el racimo de uvas que da fe de la actividad bodeguera de la localidad, asentada en plena Ribera del Duero, donde cuatro bodegas elaboran vinos que se exportan a muchos puntos del planeta.

El color de la bandera tampoco es casual, pues el origen alto medieval de la villa y la raigambre castellana de la misma ha sido el motivo por el que se ha elegido el tono que ondea al viento. «Somos un pueblo con referencia histórica desde 1210, con Alfonso VIII de Castilla. Teníamos claro que la bandera tenía que ser la de Castilla, por eso el rojo carmesí», afirma el alcalde de la localidad. Cuestión primordial era dotar a la heráldica fompedracense de una nota diferencial. De ahí la elección de la cabeza coronada que apareció en el artesonado mudéjar de la época del infante don Juan Manuel, donde también aparecen los escudos de los Manuel.

El Norte de Castilla