2.6.13

El pendón o bandera de la ciudad de Málaga




Los Reyes Católicos ordenaron dotar a la ciudad de un pendón y años más tarde, en 1520, se acordaron los colores y armas de Málaga

María Pepa Lara García 02.06.2013 | 05:00

En la Colección de Originales, depositado en el Archivo Municipal, en su volumen I, folio 190, de fecha 20 de diciembre de 1495, existe una Real Cédula de los Reyes Católicos disponiendo las Ordenanzas «...para el buen régimen y gobierno de esta Ciudad», en la cual leemos:
«Otrosy hordenamos e mandamos que aya pendon pintado con las armas del Conçejo que nos les dieramos el qual lleve quando fuere menester de salir el pendon con la gente de la çibdad el alguacil mayor».

Si bien este documento nos da la primera noticia del pendón o bandera propia de la ciudad, nada nos dice de su forma ni de sus colores y sólo nos indica tenía pintadas las armas del Concejo. Posteriormente, dos acuerdos existentes en las Actas Capitulares nos dan a conocer cuáles eran estos colores.

En el primero, celebrado en 14 de marzo de 1509, se acordó que el pendón nuevo de la Ciudad que era verde y pardillo, se entregara al jurado Luis de Monterroso para que lo tuviese y asistiese con él donde la Ciudad le ordenase.

El segundo, otro acuerdo de 17 de agosto de 1520, dice: «En el Cabildo entró Pedro de Villamar e su hijo don Bernardino de Madrid e entregó en el dicho Cabildo el pendón de la ciudad que es de damasco verde y pardillo con flecaduras de seda de los mismos colores con las armas de la ciudad doradas».

Además de lo expuesto, una Real cédula del emperador Carlos V, fechada el 6 de noviembre de 1527, nos prueba la existencia de la mencionada enseña. En la cual, «?atendiendo a que los vecinos de Málaga no se reúnen con la debida diligencia en los casos de guerra por no precederle su pendón, se ordena al alférez mayor Don Francisco de Guzmán, en cuyo poder obra aquél venga a residir a la ciudad, y de no hacerlo así haga entrega del pendón, que será guardado en la casa del concejo sacándolo cuando necesario fuere el alguacil mayor».

Para finalizar la documentación del Pendón o Bandera, adjuntamos un texto de Medina Conde, en sus «Conversaciones Históricas Malagueñas» de 1792: «...la orladura del yugo y flechas doradas en campo verde la mitad y la otra mitad morado...».

El escudo de la ciudad tiene el yugo a la izquierda, donde está el color morado, y las flechas a la derecha, donde el verde. El límite de estos colores estaría en el centro, y ellos constituirían los del pendón o bandera. Del estudio de estos documentos se deducen los colores de la bandera de la ciudad. El pendón de la ciudad cuyo uso fue autorizado, como hemos visto, expresamente por los Reyes Católicos mediante Real Cédula, constituye, junto con el escudo, otorgado el 30 de agosto de 1494, las insignias que representan visual e iconográficamente a la ciudad de Málaga. Su concesión, unos años después de la constitución del concejo o Ayuntamiento, en 1489, respondía a la necesidad de dotar a la ciudad de sus propias enseñas de representación oficial.

Lo que definiría la bandera sería su uso posterior. Y así, quedaría determinado por disposición regia cuál sería su uso y función: al ser el símbolo de la ciudad, el pendón tendría que utilizarse en todos aquellos actos en que aquella estuviese presente; en la actualidad, con algunas modificaciones, aún se mantiene. La Real Cédula de los monarcas también establece el cargo institucional que debía portarlo, recayendo esta dignidad en el Alguacil Mayo. Con posterioridad, este cometido pasaría al Alférez Mayor, lo que ocasionó más de un problema, puesto que ésta era una autoridad que no residía en la ciudad. En la actualidad, es el concejal más joven de la Corporación el encargado de llevarlo en todos los actos oficiales a los que debe concurrir el Ayuntamiento.

La Opinión de Málaga