28.1.06

La bandera de los integristas ya ondea en el Parlamento

«La victoria que ha registrado este pueblo ha sido por el esfuerzo de todas las facciones y por la ayuda de Dios. Somos un pueblo unido y las elecciones no conseguirán que se divida. Esta victoria es para todos los palestinos. Este triunfo va dedicado a cada uno de nuestros mártires, al jeque Ahmed Yasín, a Yaser Arafat, a Maruán Barguti y a todos nuestros líderes que durante años han luchado por nosotros».
Con estas palabras se iniciaba ayer por la tarde una multitudinaria manifestación de Hamás en Ramala. Cuatro personas subidas a una furgoneta amarilla encabezaban a los participantes. Bufandas, gorras, banderas, pancartas y como color, el verde de Hamás, como protagonista del día. Desde los altavoces instalados en la furgoneta, uno de los dirigentes aclamaba el triunfo electoral mientras que los asistentes exclamaban al unísono la misma frase, «Hamás ganador». Aplausos, bailes, besos, abrazos, nadie podía contener su euforia. «Hamás es el mejor, es el auténtico», gritaba Mohamed Bashiri, un joven de 19 años.
Entre el tumulto de aplausos y gritos, un grupo de unas diez personas de Al Fatah, humillados por su fracaso electoral, se mezcló entre los manifestantes e intentó arrebatar la bandera a un joven de Hamás. Una pistola y un par de tiroteos al aire pusieron fin a la discordia. Poco después, un grupo de Hamás se subió a la sede del Parlamento y colocó en la cornisa del edificio su bandera. Como revancha, jóvenes de Al Fatah pusieron una k uyifa (pañuelo palestino). Ambos grupos se enfrentaron con piedras. Tres personas resultaron heridas. De esta forma, ambigua, entre la unidad y la discordia, comenzó ayer el inicio de un nuevo amanecer para Palestina.

La Voz de Galicia

1 comentario:

el lado oscuro dijo...

Llamar nuevo amanecer palestino la eleccion de un grupo de criminales terrorista...es darle muchas vueltas al termino.