13.11.15

Cómo la bandera de la URSS sigue "viva" pese a la desaparición de la potencia comunista


Después del triunfo bolchevique en la revolución rusa, que puso fin a la época de los zares y a una breve república, la cúpula comunista se dio a la tarea de organizar una nueva nación. Y en medio de todo lo que involucra esta labor, un aspecto importante jugaban los símbolos que representarían al primer país comunista.

Lenin y los otros líderes de la revolución tenían como objetivo consolidar su victoria en una vasta nación y, además, difundir su ideología a otras parte del mundo. En este escenario era fundamental definir una simbología representativa, sencilla y, a la vez, atrayente. El mismo ejercicio que harían con éxito los nazis, una década más adelante.

Génesis

La bandera roja se vinculó a movimientos comunistas desde mediados del siglo XIX, así que la decisión de ocupar un estandarte rojo siempre generó consenso entre los primeros líderes soviéticos. La discusión se centró en qué otros elementos tendría la nueva bandera.

La presencia de la hoz y martillo también fue un punto de partida, pues en la misma revolución bolchevique, la hoz había representado a los campesinos y el martillo, a los trabajadores industriales. También se analizó sumar una espada, como símbolo de la fuerza y la victoria en la revolución, pero el propio Lenin descartó esta opción, pues era muy agresiva.

En diciembre de 1922 se realizó el Primer Congreso de los Soviets de la URSS y ahí se definió en el artículo 22 de la declaración del congreso que "la URSS tiene una bandera, un escudo de armas y un sello estatal".

Prueba y error

Pero recién el 6 de julio de 1923 se entregó una especificación oficial de estandarte. Era de un rojo escarlata, tenía el escudo de la URSS en el centro y poseía una curiosa proporción de de 1:4.

Pero este primer intento no alcanzó a conocerse masivamente, pues duró apenas cuatro meses. El 12 de noviembre de 1923, hace 92 años, el escudo dio paso a la tradicional hoz y martillo. Se suma, sobre estos emblemas, una estrella de cinco puntas, que representa al partido comunista. Así, queda establecido el símbolo del poder político único por sobre los trabajadores y campesinos. Y la proporción de la bandera queda 1:2.

Así detalló esta bandera el articulo 71 emitido por el Comité Ejecutivo Central de la URSS: "La bandera estatal de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas consiste de un campo rojo o escarlata, y en el canto una hoz y martillo dorados, y sobre ellos una estrella de cinco puntas bordada en oro. La relación entre ancho y alto es 1:2”.

En 1955 se realizó un pequeño retoque para estilizar la hoz y el martillo, y en 1980 se dejó un rojo con tono más brillante. Esta fue la bandera con que en 1991 desapareció la Unión Soviética.

Un aspecto poco conocido de la bandera soviética, pues nunca se masificó es que sus caras eran diferentes, pues la parte posterior era rojo completo, sin la presencia de la hoz, el martillo y la estrella.

Después de la URSS

En 1991, la bandera roja con la hoz, el martillo y la estrella de cinco puntas dejó de ser estandarte nacional y desapareció de la simbología rusa. Lo más cercano a ella fue el llamado Estandarte de la Victoria, que estableció Boris Yeltsin en 1996, en homenaje al triunfo del Ejército Rojo sobre las fuerzas nazis, en la Segunda Guerra Mundial. Este símbolo es de proporción 1:2, rojo completo con una estrella de cinco puntas de color oro.

Vladimir Putin, en 2007, revivó la antigua bandera soviética y la estableció como Estandarte de la Victoria. El líder ruso esgrimió que esa era la bandera que flameó sobre las ruinas del Reichstag y que se transformó en el ícono del triunfo sobre el régimen nazi.

En el desfile en que celebró los 70 años de la victoria del Ejército Rojo, en 2015, las autoridades rusas no sólo destacaron la bandera de la URSS, sino que también revivieron varios símbolo de las Fuerzas Armadas soviéticas, entre las tropas rusas.
La Tercera