16.11.15

Cuando las banderas lloran


Por Maira Álvarez

El protocolo ayuda a hacer más fácil la vida. Este arte es un conjunto de reglas que rigen actos y eventos, de normas vivas y armonizantes, que hablan a veces más que las palabras. La ordenación de las banderas, una de las facetas más interesantes del protocolo oficial, sigue a la perfección esta interpretación.

Las banderas se colocan de manera jerárquica, dando relevancia por ejemplo a un país, demostrando respeto y cordialidad a otro cuando nos vienen a visitar y también, como es el caso, demostrando solidaridad y condolencias.

He escogido algunos ejemplos de las reacciones de mandatarios de todo el mundo tras los atentados de París de este viernes.

Empecemos por las primeras declaraciones que hizo el presidente francésFrançois Hollande tras la barbarie.

Cuando hay dos banderas, la ordenación dicta que se colocen 1 – 2. Es decir, la más importante (jerárquicamente) está situada a la derecha. Si os fijáis, en este caso, la que tiene prioridad es la europea. Y pegada a ella, la francesa. Se puede hacer la lectura que los franceses proclaman que el atentado ha sido a nivel europeo y que afecta a todos los países miembros.

En España, compareció el presidente del gobierno Mariano Rajoy. Aunque en nuestro país no se ha declarado el luto de manera oficial (mientras escribo estas líneas ya son tres los españoles asesinados), el presidente habló con la bandera española enlutecida con un crespón.

En Alemania, su canciller Angela Merkel se dirigió a los medios con otra interpretación también muy simbólica: dos banderas alemanas que arropan a la europea.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama mostró su repulsa ante dos banderas nacionales. A su derecha, la oficial de las barras y las estrellas, y a la izquierda la bandera con el gran sello de los Estados Unidos.

Este es un signo para un país que no tiene un escudo heráldico propiamente dicho. En esta fotografía se puede ver parte de su lema nacional, E Pluribus Umun, que en latín significa “de muchos, uno”.

En el diseño de este escudo de armas se ve al águila calva “el defensor”, con las alas abiertas y sosteniendo trece flechas en su garra izquierda (por los trece estados originales). En su garra derecha sostiene una rama de olivo, en la que se ve una clara interpretación por parte de los americanos: la rama simboliza que Estados Unidos tiene “un fuerte deseo por la paz pero siempre estará listo para la guerra”.

Como veis, las banderas hablan. No lo pueden decir más claro.
[...]

ABC