8.11.13

El lenguaje de las banderas

Juan José Feijóo

El uso de la bandera está regulado por la Ley 39/81 de 28 de octubre. En esta disposición no sólo se obliga al uso de la enseña nacional en todo el territorio por parte de organismos públicos, sino que además especifica que en las comunidades autónomas se exhibe junto a la bandera de cada una de ellas. No hacerlo así es contravenir la ley, cosa que por otra parte se está produciendo con frecuencia en instituciones de Cataluña y el País Vasco, antes Vascongadas. Además, se dice en qué lugar irá cada enseña, siempre con mayor preeminencia para la de España.

Afortunadamente en Galicia y en Ourense no hay problema porque la bandera de España aparece junto a la de la Autonomía, y en algunos casos al lado de la municipal, cuando cuelga de algún balcón de un concello que tiene enseña aprobada. Cosa distinta es la colocación y el orden de cada una de ellas, y ahí es donde entra el lenguaje protocolario que establece unas precedencias entre las enseñas y que es oportuno conocer.

Cuando son tres banderas, que es la presentación más habitual, nadie tiene duda: la española va en el centro; lo que pasa es que después, las otras dos que suelen exhibirse, que es la citada de Galicia y cuando no hay municipal se pone la de la Unión Europea -aunque su uso no es obligatorio-, en muchas ocasiones se sitúan al revés de como hay que hacerlo, pues la gallega tiene que ponerse a la derecha de la de España (izquierda del observador) y la otra enseña, sea municipal o la europea, del otro lado (derecha de quien la mira). Es aquí donde surgen los malentendidos en cuanto la derecha y la izquierda. Es como lo de la yenka, pero aplicado a la vexilología, que es la ciencia que se ocupa de las banderas.

Si nos damos un paseo por concellos de la provincia, veremos que esto sucede así, que en algunos sitios las banderas se exhiben correctamente y en otros, como decimos, al revés, y lo mismo en el interior de algunos salones de plenos.

Para subsanar estas deficiencias están los expertos, como asesores en la materia o incluso una publicación editada por la Diputación.

La Región